10 razones para aprender un nuevo idioma10 razones para aprender un nuevo idioma · Tu Guía Online
  •  image

10 razones para aprender un nuevo idioma

Aprender un nuevo idioma aporta multitud de beneficios a cualquier persona, tanto en el mundo laboral como personal. Por ello, puede que te estés planteando estudiar una nueva lengua pero no termines de tomar la decisión. Pues en este artículo te vamos a dar un empujón explicándote 10 razones para aprender un nuevo idioma.

1. Mejora del currículum

Uno de los principales motivos por los que estudiar una lengua es que mejora el currículum. Las empresas cada vez valoran más que los candidatos sepan hablar diferentes idiomas porque es un interesante plus a tener en cuenta a pesar de que no sea un requisito indispensable para la oferta.  

2. Incremento de las oportunidades laborales

Por supuesto hablar un idioma incrementa notablemente las oportunidades laborales. En muchas ofertas de trabajo las compañías solicitan un determinado nivel de idioma, siendo un requisito fundamental para la selección. Tanto que según un informe de Adecco el 34,7% de las ofertas de trabajo hacen referencia al conocimiento de una segunda lengua.

Así que si consigues aprender un nuevo idioma tendrás mayores y mejores oportunidades laborales.

3. Oportunidad para vivir en el extranjero

También hablar otra lengua puede servir para poder vivir en el extranjero. Por ejemplo, si quieres vivir en otro país para vivir una nueva experiencia o mejorar tus condiciones de vida será más fácil si hablas la lengua de destino.

4. Agilizar la mente

Aprender un nuevo idioma ayuda a agilizar la mente. Porque hay varios estudios que han demostrado que estudiar una lengua extranjera mejora las capacidades cognitivas, incrementa la atención, facilita la capacidad de ejecutar diferentes tareas al mismo tiempo y potencia la memoria.   

5. Enriquecimiento cultural

Aprender una nueva lengua supone también un enriquecimiento cultural. Porque en las clases no sólo se aprende la gramática o vocabulario, se descubre la cultura de los países que hablan ese idioma a través de sus fiestas, costumbres o gastronomía.

También para facilitar la comprensión del idioma es positivo escuchar música de cantantes nativos o ver películas con audio original y subtítulos. Lo que favorece descubrir su cultura.  

6. Aumento de la confianza

El proceso de aprender un nuevo idioma aumenta la confianza. Esto se debe a que el progreso y los avances aportan motivación y confianza a los alumnos.

7. Facilidades para viajar

Está claro que hablar una lengua más aporta más facilidades para viajar, incluso aunque en el destino no se hable ese idioma. Y es que podrás comunicarte con más personas o aumentarán las probabilidades de encontrar una persona que hable cualquiera de las lenguas que conoces.

8. Oportunidad para socializar

También estudiar una nueva lengua ayuda a socializar. Por un lado, si se estudia en una academia de manera presencial podrás conocer a tus compañeros de clase con los que compartirás una nueva motivación, el idioma que estáis aprendiendo.

Pero también hablar una nueva lengua te permitirá conocer a personas nativas y podrás poner en práctica tus conocimientos.

9. Te abrirá la mente

Cualquier tipo de nuevo conocimiento o acercamiento a una cultura diferente te abrirá la mente. Tendrás mayor predisposición a conocer nuevas personas, descubrir valores diferentes y en definitiva, valorar la diversidad.

10. Facilidad para aprender un idioma

También hay que destacar que cada vez es más fácil aprender un nuevo idioma. Existen multitud de academias de idiomas en las principales ciudades que cuentan con diferentes programas académicos y varios horarios de clases. En nuestro directorio podrás encontrar fácilmente las mejores academias de tu localidad, conocer sobre su historia y servicios así como podrás contactar de manera rápida con el centro.

Incluso algunas academias ofrecen la posibilidad de cursar clases online para facilitar la accesibilidad de sus alumnos. Así que no tienes excusa para aprender un nuevo idioma, tan sólo hacen falta ganas y un par de horas a la semana.

 

Comparte esta noticia